encabezadoDer1

El Derecho 1 del Decálogo del Prematuro enfatiza que toda mujer tiene derecho a hacerse un control adecuado del embarazo en tiempo y forma. Gracias a dicho control, es posible prevenir la prematurez (*).

Acercar un equipo de salud a la mujer, fomentar prácticas saludables, identificar las situaciones de riesgo y preparar a la madre, al padre o la persona que la madre elija para acompañarla durante el parto son las acciones más importantes de un control adecuado del embarazo.

Los controles prenatales adecuados sirven, fundamentalmente, para orientar las decisiones clínicas y para informar a la mujer y a su familia sobre cómo prevenir tempranamente posibles riesgos; y también para determinar si la mujer es portadora de enfermedades infecciosas (HIV, hepatitis, sífilis), y así indicar tratamientos adecuados.

Además, posibilitan el diagnóstico de gemelos o mellizos, y la detección temprana de complicaciones, como la hipertensión arterial o los problemas de crecimiento del feto, que pueden hacer que el bebé nazca antes. En estos casos, si existen posibilidades de prematurez, la madre debe recibir prescripción de corticoides antes del parto para ayudar a que el bebé se adapte mejor a la vida fuera del útero.

Se estima que por lo menos un 20% de las enfermedades que sufren los niños y niñas menores de cinco años están relacionadas con la salud y nutrición deficientes de sus madres, así como con una pobre atención durante el embarazo y los primeros días de vida del recién nacido.

Se recomienda realizar al menos 5 controles prenatales a partir de la semana 12 de la fecha de última menstruación. En la primera visita se evaluará si existen situaciones que puedan predisponer a un embarazo con alguna complicación, y se realizarán los análisis de sangre para determinar si la mujer presenta anemia o infecciones preexistentes que puedan transmitirse al bebé, como sífilis, VIH, Chagas, etc.

En esta primera visita debe brindarse, además, información sobre la planificación de la atención según la evolución del embarazo y es primordial que la embarazada reciba pautas sobre cuidado general; alimentación, actividad física, medidas de prevención de las enfermedades de trasmisión sexual durante el embarazo, y recomendaciones –cuando sea necesario– de dejar de fumar y evitar la ingesta de alcohol, drogas o medicamentos no autorizados por un médico. En zonas donde no hay agua potable ni red cloacal, es necesario hacer hincapié en la importancia del lavado de manos y el tratamiento del agua antes de la ingesta.

También, en esta entrevista inicial, puede realizarse una ecografía para determinar con mayor precisión el número de semanas de gestación. Aunque la ecografía del embarazo es relevante en la semana 12 y también en el tercer trimestre, para evaluar el crecimiento del bebé dentro del útero (ver recuadro 1).

PREGUNTA DEBATE

¿Qué Controles Adecuados no se cumplen en tu lugar de residencia?

PGRpdiBjbGFzcz0nd3BhZF9jb250ZW50X2NvbW1lbnQnPiVlZGl0X2J1dHRvbiU8ZGl2IGNsYXNzPSd3cGFkX2NvbnRlbnRfd3JhcCc+PHN0cm9uZz4lY29tbWVudF9hdXRob3IlIDwvc3Ryb25nPmRpam8gOiA8c3BhbiBjbGFzcz0nd3BhZF9yaWdodCB3cGFkX3RpbWUnPiVjb21tZW50X3RpbWUlPC9zcGFuPjxwPiVjb21tZW50JTwvcD48L2Rpdj48L2Rpdj4=

Enviar mi opinión

Tu mail no será publicado

Aquellas mujeres que presenten afecciones de la salud o factores de riesgo predisponentes (obesidad, insuficiencia cardíaca, asma, diabetes o enfermedades reumatológicas) requerirán mayor cantidad y especificidad de controles durante el embarazo. También las mujeres en situación de vulnerabilidad, como adolescentes, de pueblos originarios, poblaciones en situación de vivienda vulnerable, o sin acceso al agua potable o red cloacal.

Aquellas mujeres que presenten afecciones de la salud o factores de riesgo predisponentes requerirán mayor cantidad y especificidad de controles durante el embarazo.

Para este segmento de mujeres debe revaluarse puntualmente el riesgo perinatal basándose en criterios clínicos y exámenes complementarios. Deben, además, evaluarse la presión arterial, el peso, la presencia de proteínas en la orina, y realizar un cultivo de la orina para descartar que existan infecciones urinarias silentes y, en algunas ocasiones, se requerirán estudios adicionales. Por todo esto, deben contar con una estrategia de atención diferente que atienda sus necesidades particulares.

La Organización de los Estados Americanos (OEA) a través de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se refiere al derecho al control del embarazo dentro del derecho global a la salud y reconoce que este derecho debe incluir cuatro dominios esenciales: la disponibilidad de los servicios, accesibilidad para las usuarias del servicio, aceptabilidad y calidad de los servicios. Es por eso que el Derecho 1 al control del embarazado debe cumplirse y hacerse cumplir.

RECUADRO 1

Un control adecuado del embarazo debe incluir:

 

viñeta1 Accesibilidad geográfica desde el domicilio de la madre.

viñeta1 Amabilidad en el trato.

viñeta1 Garantía de intérpretes de otras culturas.

viñeta1 Continuidad del cuidado.

viñeta1 Oportunidad de prepararse para el embarazo.

viñeta1 Atención centrada en la mujer.

viñeta1 Comunicación entre niveles de atención.

viñeta1 Realización de las intervenciones esenciales durante el embarazo.

viñeta1 Prácticas diagnósticas en el sitio del control del embarazo.

viñeta1 Detección de patologías o situaciones que incrementen el riesgo de prematurez.

viñeta1 Planificación del parto de acuerdo con el riesgo, informando a la madre y a su familia sobre el lugar adecuado para que ocurra el parto.

(*) La prematurez se puede prevenir en muchos casos, por medio del control del embarazo al que tienen derecho todas las mujeres.